viernes, 26 de febrero de 2010

Poemania Nº 225 - Gabriela Delgado

POEMANÍA



la manía del poema…

Hoja literaria de aparición virtual

Nº 225/2010





“Es preciso no estar en sus cabales para que un hombre aspire ser poeta;

pero, en fin es sencilla la receta.

Forme usted líneas de medida iguales, y luego en fila las

coloca juntas poniendo consonantes en las puntas.

¿Y en el medio? ¿En el medio? ¡Ese es el cuento!

Hay que poner talento.



Ricardo Palma Soriano



















Poeta invitada: GABRIELA DELGADO (*)








ADOLESCENTE



En mi adolescencia

los ojos más tristes eran imanes.

Redentora de heridas mal ganadas.



Barro tu camino, apartando las piedras

sin darme cuenta de que mis pies

sangran en retaguardia.



El huracán me lleva

soplando fuerzas

hasta el límite de mis manos.







PROFECÍA





Puede predecir la noche

en el vuelo de los pájaros

a contramano de la brisa.

Un augurio de sombras

en el dintel de la puerta

ensayando llaves.

Jadea la marea su presagio

de errantes arenas.

Siente el desenlace

en la mirada vidriada

de su espejo.

Conoce la profecía

tallada en la loza del sepulcro.

Mientras la ignore

no será cierta.











NOSOTRAS



Las Hembras ponemos la palabra y el cuerpo,

el coraje, la paciencia, la caricia, el pan, las manos

y no hacemos del amor un juego.

Nos reconstruimos cada día, aun desde las ruinas.

Desangradas, cicatrizamos en jazmines.
Las Hembras sabemos de cobardes retiradas.

Las hemos visto muchas veces en miradas esquivas,

en silencios agazapados, en estocadas gratuitas.

Las Hembras caminamos de frente, embestimos la vida.

A veces, la magia hecha esquirla nos hiere de muerte.

Es allí donde todo lo que sentimos

no vuelve a traspasar la piel ni la frontera.

(No siempre creer vale la pena.)



Las Hembras ponemos la palabra y el corazón,

aunque no se vea.

Y sin explicarnos por qué, o por dónde,

siempre llegamos.

Siempre.









TRUENO



La palabra me traga en su mentira.

Llueve silencio.

Empantanadas las letras

gritan su idioma dislocado.

Imprecisas garabatean

lícitas palabras.

No hay indulto

para el grito rebelde

que ensordece.

Trueno del infierno.









OSARIOS



Aquí sólo un osario.

Tierra arrasada.

El aire huele a blanca bandera

Manchada con sangre.

La razón, montada

Sobre el instinto de los chacales.

Los huesos de una mano

Apuntan al cielo.

¿Por qué nosotros?



Al otro lado un osario.

Tierra arrasada.

El aire silba una sinfonía de duelo.

Tanto odio tejiéndose

En la hebra de los siglos.

Erupción de volcán casi premeditada.

Una cañavera llora el destino sobre la greda.

¡Por qué nosotros?



En otro continente

Un niño pregunta:

¿Por qué?

Escribe su inocente canta de paz

Sobre una pajarita de papel.



















VAN GOGH



Una flor blanca

enraíza esa porción de tierra

que ha sido removida.

Cada día con más fuerza

extiende sus brazos

tapizando de verde el entorno

justo hasta le cordón dibujado con piedra.

Siembra botones, reflejos de cielo,

aromas.

No hay más ojos allí

que lo de las aves

aseverando el milagro.

Semilla es el corazón de un hombre.

En el centro de un pecho mudo

las raíces han hecho su nido.

La muerte no se atreve,

ha dado vida.

















DESHABITADA





Imagino que la casa ya no será la misma.

Este verano los damascos sembrarán

el patio sin una mano que los cobije

y la parra, sin su poda de otoño,

entregará vides vacías.

Los cristales empañados de grises

ya no reflejan verdes en al cocina.

El fogón aromado de pan recién hecho

sólo esparce cenizas.

El reloj marca un tiempo sin pasos.

En el desván, olvidada, una caja de fotos

se abraza a un pasado de rieles.

El espejo ha de haber perdido la sonrisa

frente a la sombra.

Una húmeda fatiga se niega

a ser exorcizada con sándalo.

La casa está vacía.

Dos manos y un vaso de vino

deshojan el eco de la risa.

La casa está sola.

Quien la habita ha elegido el destierro.







(*) Gabriela Delgado: nació en Buenos Aires (Argentina). Pertenece al Grupo de poesía “PRETEXTOS”. Codirige el Café Literario “Buenos Aires Poesía” (desde 2006). Codirige el Encuentro Latinoamericano de Poesía “Reunión de Voces” (desde 2006). Publicó las siguientes plaquetas: Collage interior, Azul eclipse, Milagros y melancolías, Treguas cotidianas, Ventana al olvido y Entre nosotros; además posee un libro de foto-poemas: Perfiles del alma. En coautoría: Pasajeros del penúltimo tren (2007) y Ronda de Pretextos (2007). Tiene editados tres poemarios: “AguaLuna” (2002); “Destinatario” (2005) y “La vida es otra cosa” (2008). Ha obtenido numerosos premios por su labor poética e integra varias Antologías en Argentina y España.

1 comentario:

Stephen Page dijo...

Gabriela Delgada es una poeta excelente!!