viernes, 26 de febrero de 2010

Poemanía Nº 213 - Alejandrina Devescovi

POEMANÍA



la manía del poema…

Hoja literaria de aparición virtual

213/2010



“La poesía, para decirlo de una

manera poética, está antes

que las necesidades…”



Marianne Moore











Poeta invitada: ALEJANDRINA DEVESCOVI (*)







Vulnerable, tan vulnerable

por esa obsesión de tocar

las cosas más insignificantes.





Este cuadro chico,

perfecto y corregible,

monograma de todos mis aciertos

y turbaciones,

es la palma de mi mano.



Sabia en el pedido,

desprotegida en el rechazo,

hilvana la dirección

malinterpretada

con el gracioso beso al aire

de la despedida.



Tan juiciosa,

que no toca lo que otros ordenaron,

y suelta la presa elegida

cuando el calor compromete

a mi corazón

ese otro objeto de cuidado.









(Pascual y Margarita 1989)









***









El color siena

de la palma de mi mano

me preocupa.

A veces parece

que recién la sacara

del abismo húmedo de mi vientre.



La palma de mi mano derecha.

La palma de mi mano izquierda.

Pascual y Margarita,

el nombre de mi origen

en el tiempo.



También parece

una pálida pasta de almendra,

tan pálida

como esas pobres almas olvidadas

que cada mañana necesitan

un recordatorio.



El color siena de la palma de mi mano

me preocupa.

Tan parecido a la tierra

franciscana,

Al manto de las madonas

florentinas.







(Pascual y Margarita 1989)











***









Fue una de ellas,

la que menos se pensaba.



La palma de mi mano

tocó la mitad de su cuerpo,

mitad que nada reconoce.



Encarnada flor de piedra.



La otra mitad

era llama de contacto

y puntos de fuga.



Allí replegada,

guardaba la razón de todos

sus orgullos,

recordar que fue libre.



La puerta entreabierta

fue el despertar de su memoria.



La que menos se pensaba

se fue sin saludar.



Leve es el aire de lo inesperado.







(Pascual y Margarita, 1989)









***







¡Oh Señor! ¡Dadme la fuerza y el coraje de

contemplar sin asco mi cuerpo y mi corazón!

Charles Baudelaire





Sabe que llegó el momento

de las limitaciones.

Sólo un bocado de carne

como alimento del día.

Ni una gota de vino

para su garganta.

Ya no, esas ciruelas carnosas,

bocado único de su juventud

ni esas vainas henchidas de miel

para la duermevela.

Tampoco la sal

que atrevía sus acciones

o los mariscos que lo introducían

en mares lejanos.

Se le oscurece el alma.

Para qué vale ya vivir,

se pregunta con cierta

vocación de santo,

y siempre encuentra

algún comprimido multicolor

en su bolsillo

que le contesta y lo reconforta.







(Cuerpo Glorificado 2002)









***









Olía a nardo,

ese mismo olor que el viernes santo

perfuma el cuerpo de Cristo Crucificado,

y su piel era untuosa

como el aceite enamorado de la Magdalena.

No opuso resistencia,

eligió el camino

y comenzó a prepararse disciplinadamente.

Ornamentó su cuerpo.

Lavó su alma.

Se armó contra el enemigo,

ese dolor que le atraviesa el corazón

materia oscura.

No pudo resistirse

y lentamente

fue vencida

por la seducción de la ventana.







(Cuerpo Glorificado 2002)









***







De pie frente al espejo

que la reflejaba a los veinte años,

advirtió

que había vivido equivocada.



Para qué hacer

tantas cosas memorables,

darles de comer a las palomas,

reflexionar sobre la tristeza de su gato,

ventilar la casa

con perfumes orientales,

depilarse con esmero la entrepierna.

Para qué tanto esfuerzo.

No pudo detener el tiempo

con lo ambicioso de esos gestos.



De pie frente al espejo,

ve la imagen de una aparecida.









(Cuerpo Glorificado 2002)







***







Va entrando lentamente en los años.

Hoy olvidó su nombre,

mañana no recordará

cómo se deshoja una margarita.

Toda la locura

simplemente en un olvido;

no tomar la medicina para la memoria,

no abrir las alas y derrumbarse.

Confundida,

ni el espíritu de Dios está con ella.

Ni todas las aguas de las aguas

aclaran su memoria.

Se prepara ligera,

nada de cargas innecesarias.



Dulce esclavitud

la de cuidarte.







(Cuerpo Glorificado 2002)







***





En la casa entró la vejez,

sus habitantes no se reconocen,

son sueños que no se

pueden recordar

a la mañana siguiente.



(Cuerpo Glorificado 2002)







(*) Alejandrina Devescovi: nació en la ciudad de Buenos Aires (Argentina). Egresada de la Escuela Nacional de Bellas Artes Prilidiano Pueyrredón. Ejerció durante varios años la docencia en las asignaturas Dibujo y Pintura. Realizó ocho exposiciones individuales y numerosas muestras colectivas. Desde 1972 está dedicada totalmente a la poesía. Concurrió, como invitada, a numerosos congresos nacionales y festivales de Poesía. Su obra publicada consta de los siguientes libros: “Desdoblamiento” (1972);”Dueño de todo lo gris” (1974); “Madre del movimiento” (1977); “Sangre convocada” (1979, Mención de Honor/ Fondo Nacional de las Artes); “Desesperar es esperar sin ángel” (1983, Faja de Honor/ Sociedad Argentina de Escritores); “Pascual y Margarita (1989) y “Cuerpo glorificado (2002). Participó con su obra en numerosas antologías. Fue secretaria de redacción de Pliego de Poesía y la revista Gente de Letras (editadas por la institución del mismo nombre). Creadora y conductora del programa La Giba de Plata, emitido por Radio Cultura (1993). Fue miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de Escritores (SADE) 1989-1992, 1993-1995. Directora de la Casa del Escritor durante el período 1989-1992. Consejera suplente de la Fundación El Libro durante el período 1993-1995. Integra desde 1997 el grupo Poesía Viva dedicado a la difusión de la poesía argentina, que realiza un ciclo anual donde se manifiestan todas las alternativas de la expresión poética. Es miembro fundador de la Sociedad Argentina de Escritoras y Escritores de la Argentina (SEA). De 2004 a 2009 fue Pro Secretaria de dicha institución. En la actualidad es miembro de Comisión Directiva de Asociación de Poetas Argentinos (APOA). Gerencia desde 2005 Zona de Poesía, stand dedicado al libro de poemas, que auspicia la Fundación El Libro, durante la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires. Desde 1975 es Directora de Ediciones Botella al Mar, editorial dedicada exclusivamente a la poesía, fundada por el poeta español Arturo Cuadrado y el pintor Luis Seoane. En el año 2006, Botella al Mar cumplió 60 años editando poesía, motivo por el cual recibió el reconocimiento de las siguientes instituciones: Asociación de Poetas Argentinos APOA, Instituto del Libro Argentino y Americano (ILAYA) y Fundación el Libro.

2 comentarios:

galáctica dijo...

Hola Alejandrina y Piero: ha sido un placer leer estos poemas, donde hondas y entrañables vivencias nos penetran con un vocabulario que parece llegar desde lo táctil, lo palpable en la añoranza de la solidez que se creía eterna.
Con cariño Irene Marks

Marta Elvira Gorostiaga dijo...

Hola los felicito por esta página y los bellos poemas publicados pertenecientes a Alejandrina Devescovi. Ser de una riqueza espiritual, sencillez y dulzura a quien tuve la oportunidad de entrevistar tantas veces.
Quisiera saer cómo puedo contribuir con el blog con algunos poemas de mi autoría. Desde ya muchas gracias